Kamikazes: fanáticos con alas

En octubre de 1944, los norteamericanos que luchaban contra los japoneses en el Golfo de Leyte (Filipinas, campaña del Pacífico) descubrieron que sus enemigos empleaban un arma nueva. Los aparatos nipones se desentendían de bombardear los buques americanos y se limitaban a dirigirse contra ellos repletos de explosivos. Los pilotos se inmolaban voluntariamente, y eso no había sido previsto por los estrategas navales estadounidenses. El fanatismo que conduce a un suicidio considerado glorioso era un modo de combatir que no entraba en los cálculos militares occidentales. Aquellos kamikazes que se precipitaban envueltos en llamas sobre los portaviones supusieron para la flota la amenaza más seria de toda la contienda: consiguieron hundir el doble de buques que los que se habían perdido hasta entonces.

Acerca de Abel Hernández

Consultor en Informática, Director de ¿K'atsiyatá? La Revista Cultural de Papantla, Miembro del Club Rotario de Papantla, Secretario de la Cruz Roja Delegación Papantla, Miembro del Grupo Cultural Papán Real, Coordinador Municipal de Papantla de la Unión de Escritores Veracruzanos, Miembro del Comité Pueblos Mágicos de Papantla. Miembro del Consejo Supremo Totonaco A.C.
Esta entrada fue publicada en ¿Ya lo sabes?, Cultura General, Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s